• Orientación Psicoemocional

    Plenitud Armónica

    En nuestra sociedad actual, vivimos desbordados por una multiplicidad de exigencias, de urgencias, que nos obligan a estar constantemente dependiendo del exterior, que nos obligan a estar continuamente atendiendo asuntos, problemas, gestiones, y que nos inducen a estar siempre en movimiento, en acción. Y así, si observamos nuestra vida, veremos que nos pasamos prácticamente todas las horas -desde que nos despertamos hasta que nos vamos a dormir-, pendientes del mundo exterior.

    Y eso no significa solamente pensar en el mundo exterior, sino que significa estar preocupados por el mundo exterior, estar «asomados» al exterior, pero con tensión, pues lo exterior representa para nosotros problemas que resolver, deseos que satisfacer, peligros de los que tenemos que defendernos, en definitiva significa lucha y lucha es sinónimo de tensión.

    Esta tensión hace que nuestra vida afectiva, nuestro sentir, no pueda desarrollarse y no pueda adquirir una amplitud, un equilibrio. Así vemos que todo el mundo anda con el ánimo crispado, con una susceptibilidad a flor de piel. Nuestra mente se resiente también de este trastorno, pues nuestro organismo y nuestro psiquismo no están hechos para funcionar 16 ó 18 horas diarias en estado de tensión y pendientes del exterior, pues luego esta tensión se traduce en dificultad de concentración, en una disminución de la memoria -a veces en verdaderos lapsus mentales-, en una disminución de nuestra capacidad de asimilación de diferentes materias, etcétera.
    A veces, a la hora de poder actuar para solucionar problemas estamos tan tensos, tan complicados, tan «espesos», que nos es imposible encontrar la voluntad que requiere cualquier actuación, aún a pesar de saber lo que nos conviene. Y nuestras metas, en el mundo de lo material, en lo más básico, en nuestras necesidades de cada día, se nos presentan casi como objetivos inalcanzable o bien por mucho que poseamos, nunca nos sentimos del todo satisfechos. Y acabamos por creer que nunca puedo tener todo lo que honestamente quiero.

    Se trata de un círculo vicioso en el que los problemas de funcionamiento nos plantean nuevos problemas además de los inevitables que ya nos plantea la propia vida de contacto con lo exterior. El resultado es que el ser humano vive agobiado, angustiado, pero esto parece que se considera ya como una condición normal de la persona de nuestra época.

    Hemos hablado hasta ahora de cuatro elementos generadores indispensables para sentirse en plenitud y armonía: La mente o "el saber qué hacer", las emociones 0 "el sentir", la voluntad o "el poder hacer" y lo material o "el senir que puedo tener".

    La figura del Mago tiene encima de la mesa estos cuatro elementos generadores.

    Las Espadas simbolizan su mente, su visión de sí mismo y su visión de los demás.
    Los Oros simbolizan lo material, la capacidad que tiene de atraer a su vida todo aquello que de verdad quiere.
    Las Copas, sus emociones, sus miedos, sus rabias, su ira y también su alegría y su gozo.
    Los bastos representan su energía, su capacidad de llevar a cabo sus ideas de la mente.

    Como se puede deducir de todo esto, sólo las personas que han aprendido, consciente o inconscientemente que ya son poseedoras de esas capacidades, viven su realidad desde la perspectiva del Mago.

    Los Cursos de Plenitud Armónica facilitan herramientas para mejorar mi relación conmigo mismo, despertar mi realidad verdadera y por extensión atraer a mi vida todo aquello que quiero para mi.

    Plenitud Armónica presenta una nueva manera de verte, que se basa en una nueva perspectiva de cómo funciona mi mente y qué son y como funcionan mis emociones. Al conseguir esta nueva visión de “uno mismo”, con mucha más facilidad entenderemos y aceptaremos que el “otro”, o mi adversario emocional, funciona de la misma manera que yo, por lo que también me será más fácil entenderlo y no entrar en disputas victima-culpable.

    Plenitud Armónica es una técnica holística de conocimiento, basada en los trabajos del psicólogo Antonio Blay Fontcuberta, en las técnicas del Ayurveda, el Reiki y en otras prácticas y igualmente efectivas, para equilibrar salud del cuerpo físico, emocional y mental.

    Te ofrezco un encuentro semanal de una hora y media durante tres meses aproximadamente, donde trabajaremos juntos en tu proceso, con variedad de herramientas y técnicas para desarrollar plenamente tu bienestar armónico.

    Aprenderemos a conocer el funcionamiento de tu mente y cómo disolver los pensamientos negativos. Aprenderemos a reconocer tus emociones y a ponerlas a tu servicio, para convertirte en Maestr@ de tu vida, conectar con tu Voluntad Verdadera y saber lo que quieres y como conseguirlo.

    Plenitud Armónica no es una terapia, ni una religión, ni una filosofía de vida. Es simplemente una "gimnasia mental" que cuanto más la practicas, más resultados obtienes.

    Observa.Siente.Experimenta.Transfórmate.
    Si deseas que te acompañe en este camino, ponte en contacto conmigo. Mi propuesta se basa en enseñarte a potenciar todos estos aspectos. Te espero.



    El Mago simboliza el control de los 4 elementos generadores de plenitud y armonía:
    La mente, las emociones, lo material y la inteligencia.

  • Lo material

    Mantienes los pies en la tierra.
    Mediante tu sana conexión con ella, sabes que es lo que se necesita y posees la fuerza para transformar los pensamientos en acciones efectivas.
    El crecimiento, la riqueza y el bienestar te rodean.
    Las personas se sienten bien a tu lado, pues irradias seguridad.
    Controlas tu fuego interno; el mundo de tus pensamientos lleva el sello de la sensatez, y el de tus sentimientos el del equilibrio.

    Haz crecer la confianza en tu propia intuición.

    Este aspecto, esta capacidad de constancia, que no de sacrificio, se puede aprender, se puede conectar con esa fuerza natural que todos tenemos, aunque a menudo creamos que no seremos capaces.

    Muchas veces, sabemos lo que queremos, lo que deberíamos hacer para llevar al mundo material aquellas ideas de nuestra mente. A menudo, a pesar de que sabemos perfectamente qué hacer para conseguir que se realicen en el mundo material nuestros deseos, carecemos de fuerza, creemos que no somos capaces, sentimos que no tenemos la energía necesaria para llevar a cabo los planes de nuestra mente.

    Si deseas que te acompañe en este camino, ponte en contacto conmigo. Mi propuesta se basa en que conozcas cómo potenciar todos estos aspectos. Te espero.

  • Lo emocional

    Hay un instinto natural de supervivencia en el ser humano. Este instinto, no solo se dispara en los momentos en los que hay un “peligro real” , si no que también se pone en marcha cada vez que es mi mente la que siente que alguna de esas necesidades básicas de reconocimiento o aceptación, se pone en peligro.

    Es decir, cuando sentimos, por ejemplo miedo cuando estamos delante de una situación de peligro físico y básico de supervivencia, si no que podemos sentir las mismas emociones o incluso más, cuando el “peligro” no es real y no es hacia lo que realmente soy, si no hacia que creo que necesito para ser feliz.

    Esa es la función de las emociones, avisarme de que estoy o me creo en peligro. La emoción conlleva la preparación de todo el cuerpo para afrontar esa situación de riesgo, con lo que ello significa para nuestro sistema hormonal, circulatorio, respiratorio, muscular...Esta situación sostenida en el tiempo es lo que llamamos estrés.

    Cuando el peligro sólo está en mi mente porque es en mi mente únicamente donde yo vivo esa situación como una agresión hacia lo que “creo” que soy o lo que creo que “necesito” llegar a ser, tener o sentir, para ser feliz, todo este desgaste físico es inútil. La tensión que se crea, no tiene ningún sentido porque no hay nada contra lo que defendernos. Sólo genera malestar y problema físicos.

    Poco a poco y en la medida que me responsabilizo de mis pensamientos e ideas, lo hago de mis emociones. Cuando dejo de culpar a mi exterior de mis emociones, me es mucho más fácil aceptarlas como mías, racionalizarlas, controlarlas y salir del juego del víctima-culpable para responsabilizarme de mi vida.

    Si deseas que te acompañe en este camino, ponte en contacto conmigo. Mi propuesta se basa en que conozcas cómo potenciar estos aspectos. Te espero.

  • Lo mental

    Desde el momento de nuestro nacimiento, vamos recibiendo ideas, creencias, juicios, sobre quién somos, qué virtudes y/o defectos tenemos, sobre qué somos o no somos capaces hacer por nosotros mismos. Estos juicios los recibimos de forma directa a través de sentencias o afirmaciones, o a través de impactos emocionales. Y los recibimos directamente de nuestros padres, nuestros familiares, nuestros educadores y de la sociedad a la que pertenecemos.

    No sólo recibimos estos juicios sobre lo que somos, sino también de cómo deberíamos ser, para ser queridos, para ser aceptados, para ser como…”hay que ser”.

    Estos impactos y estos juicios hacen que en mi mente se desarrolle una idea de mí, que habitualmente queda bastante lejos de ser alguien “completo” y válido por lo que es, si no que mi bienestar llegará después de conseguir ser lo que de mí se espera, es decir, lo que aún no soy.

    Llegado este punto, uno empieza a elaborar una especie de “personaje” de uno mismo. Ese personaje, normalmente carente de muchas virtudes, no sólo no puede expresarse como es, si no que cree que debe ser como los demás esperan de él. Y entonces creo profundamente que cuando yo sea eso que esperan de mí, llegaré a sentir ese reconocimiento propio o ajeno de aceptación y que conllevará el bienestar o la felicidad.

    Este patrón mental es, el que a lo largo de mi vida, me convierte en un “buscador” de objetivos, de metas, de objetos materiales, para sentir bienestar. Cada ser humano tiene un patrón mental diferente, pero básicamente igual en el fondo, es decir , las carencias que creemos tener se pueden clasificar en tres grandes grupos:

    Me gustaría llegar a ser...

    Me gustaría llegar a tener...

    Me gustaría llegar a sentir...

    Plenitud Armónica le ofrece la posibilidad de cambiar esos patrones mentales, que nos llevan a la necesidad constante de búsqueda de cosas de afuera. No te propongo dejar de tener objetivos, es lícito y bueno tenerlos, mi propuesta apunta a que puedas ser igualmente feliz, se cumplan o no.

    Haz crecer tu capacidad de asimilación, concentración y retención , y mejora tu memoria. Las estructuras de pensamiento rígidas se diluyen, y se cuestionan viejos principios. Esto nos motiva a hacer nuestra vida más flexible y creativa y a reunir valor para emprender nuevos caminos.

    Si deseas que te acompañe en este camino, ponte en contacto conmigo. Mi propuesta se basa en que aprendas a potenciar todos estos aspectos. Te espero.

  • La voluntad

    Otra cosa que debe solucionarse es el problema de nuestra voluntad. En el fondo de la creencia sobre nosotros mismos, muchos de nosotros pensamos: «con mi inteligencia, si tuviera más voluntad podría hacer muchas cosas, podría llegar muy lejos»; «lo que me falla es la voluntad, porque inicio una cosa con mucho éxito, progreso en ella pero después me canso y la dejo, y empiezo otra cosa...».

    ¿En qué consiste el problema de la voluntad?, ¿por qué no tenemos voluntad?, ¿qué es la voluntad? La voluntad no es ser duro, ni muy enérgico, aunque esas puedan ser algunas de sus formas. La voluntad no es nada más que la integración de la energía con la mente.

    La falta de voluntad siempre se debe a que tenemos poca energía disponible, situación debido a porque la mente no tiene ideas claras y estables; entonces la energía que hay dentro (la cual en el fondo es el elemento dinámico de toda nuestra conducta) se encuentra dirigida a objetivos distintos, pues la mente va variando de objetos de interés a medida que transcurren los minutos y las horas.

    Así, pues, el problema no es por falta de voluntad sino porque hay tantas voluntades distintas como ideas van apareciendo en la mente.

    Alineando mi aclarando mi mente y lo que de verdad quiero, se resuelve automáticamente el problema de la voluntad.Con esta nueva visión de ti mismo serás capaz de aceptarte tal y cómo eres, viendo en ti alguien capaz de todo.

    Si deseas que te acompañe en este camino, ponte en contacto conmigo. Mi propuesta se basa en que conozcas de lo que realmente eres capaz. Potenciando estos aspectos que ya están en ti. Te espero.

jaume isal

Mi trayectoria profesional

 

Imágenes

Momentos

Contacto

¿Quieres saber más? No dudes en mandarme un mensaje.